Diagnóstico provincial. Nuevos indicadores de pobreza en La Pampa

Investigador responsable: Martín J. Moreno

Resumen:

El propósito general del estudio, realizado en el marco del Programa Materno Infantil (PROMIN), fue generar un diagnóstico sobre la situación de la pobreza ajustado a la realidad provincial y proponer nuevos indicadores de pobreza. Para ello se revisaron antecedentes internacionales y nacionales sobre indicadores de pobreza y se realizó la detección y análisis de fuentes de información existentes en la provincia de La Pampa referidas a aspectos sociodemográficos, que permitieran la elaboración de los indicadores. Se diseñaron tabulados y fórmulas para obtener los indicadores de pobreza significativos para la realidad pampeana, especificando fuentes y variables que los componen. A partir de la información obtenida, se confeccionó un diagnóstico provincial centrado particularmente en indicadores que mostraran situaciones de privación relativa (el Indice de Desarrollo Infantil, el Indice de Desarrollo Humano) y otros indicadores que dan cuenta de otras dimensiones que se corresponden con el concepto de necesidades básicas, más allá de las habitualmente utilizadas y que, adicionalmente, denotan situaciones de vulnerabilidad. Los resultados obtenidos permitieron ver que, mirada desde la perspectiva de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), aún cuando la provincia se encuentra en una situación relativamente satisfactoria, existen disparidades intraprovinciales muy importantes, al punto que algunos departamentos muestran niveles de pobreza similares y aún superiores a los de las provincias que se encuentran en peor situación. Los niños son un grupo que se encuentran en una situación particularmente crítica. Por otra parte se vio que la décima parte de los hogares multipersonales están encabezados por mujeres con bajo nivel educativo, y si se atiende a una situación de vulnerabilidad mayor -que esas mujeres no tengan cónyuge- y por lo tanto deban atender la doble responsabilidad del sostén doméstico y económico del hogar, son más de 3.600 los hogares en una situación vulnerable. Otras situaciones de vulnerabilidad encontradas se referían a niños que viven en hogares cuyo jefe no tiene instrucción alguna o a población que reside en hogares cuyo jefe es un adolescente o un joven, también con bajo nivel de instrucción. Otro aspecto de importancia para la aplicación de políticas fue observar que más de un tercio de las muertes infantiles neonatales pertenecen al grupo de las reducibles y que si a ellas se adicionan las parcialmente evitables por un buen control del embarazo, sólo algo más de la décima parte de esas defunciones son clasificadas como no evitables. Tampoco el control prenatal muestra una adecuada situación. En cuanto a las inmunizaciones, se registran zonas sanitarias en donde el nivel de cobertura muestra descensos. En cuanto a la situación educativa, algunos indicadores muestran que resulta relativamente satisfactoria. Sin embargo otros, como el rezago educativo, denotan que deben realizarse esfuerzos importantes para el logro de una situación adecuada. La heterogeneidad antes mostrada para diferentes regiones o departamentos, en este caso aparece según el sector (público o privado) del establecimiento educativo. El nivel de retención del sector público es menor al privado y parece encontrarse un fenómenos de traspaso de la educación pública a la privada. La situación ocupacional muestra un deterioro importante, denotado por el importante aumento de la tasa de desocupación. Hay un grupo de particular interés para la política social y es el constituido por los jóvenes que no trabajan –ni buscan hacerlo– y que tampoco estudian; la información obtenida ha mostrado que uno de cada diez de los jóvenes se encuentra en esa situación y que, adicionalmente, la gran mayoría de ellos no tenía sus estudios secundarios completos, lo que los coloca en una situación de gran precariedad laboral y, también, social. En síntesis, la información que se produjo en este estudio y el análisis de la misma, permitió poner en evidencia que -aún cuando la proporción de población NBI era relativamente baja en la provincia- otros indicadores, reflejaban una situación social deficitaria que debe ser atendida por los distintos programas sociales.

El estudio permitió identificar dentro de la población en situación de pobreza a grupos que, por su situación específica, podían constituirse en objeto de política social. Así, se detectaron situaciones de vulnerabilidad que en distintos campos señalaban posibles intervenciones institucionales. Asimismo, el estudio mostró que existen otros indicadores, más allá de los habitualmente utilizados, que denotan situaciones de pobreza o vulnerabilidad social que deben ser contempladas por la políticas social. Además se dejó instalada una capacidad (el conjunto de indicadores para detectar situaciones de pobreza y vulnerabilidad) de modo tal que los propios agentes provinciales luego pudieran actualizar y elaborar nuevos diagnósticos que evaluaran la eficacia de las acciones realizadas.

Fuentes de financiación: El Instituto Pampeano para el Desarrollo Sostenible (IPADES) fue la entidad que contrató y financió el estudio dentro de un conjunto de actividades enmarcadas en el Programa Materno Infantil (PROMIN) realizado en la provincia de La Pampa.